Artículos

Mamoplastia de reducción, resolvemos las principales dudas

La mamoplastia de reducción es una operación que se realiza con el objetivo de disminuir el tamaño de las mamas. Para ello se extirpa grasa, tejido mamario y piel, haciéndolas más pequeñas y firmes. Las mujeres que se suelen someter a este procedimiento quirúrgico lo hacen o bien por estética o bien por salud, ya que en algunos casos es una operación aconsejada por los médicos para aliviar por ejemplo dolores de espalda.

En la operación siempre se tiene en cuenta la fisionomía de la mujer para que el resultado sea proporcional a la persona. Por ejemplo, en muchos casos se reduce el tamaño del pecho a la vez que el de la areola.

Hoy en Nightbra vamos a saber un poco más sobre la mamoplastia de reducción, en qué consiste y cuáles son sus resultados.

Mamoplastia de reducción, una operación con cicatrices permanentes

Aunque la medicina estética ha avanzado mucho, hay que reseñar de esta operación que las cicatrices son bastante notables y permanentes. Tras el posoperatorio podremos aplicarnos productos que hagan que la cicatriz se disimule, pero a diferencia de la mamoplastia de aumento, la cicatriz no queda tan escondida.

Generalmente las incisiones tienen forma de ancla: alrededor de la areola, una línea vertical hacia abajo y otra línea horizontal en el surco submamario. En la operación, que suele durar entre 2 y 4 horas, se quita tejido mamario y se recoloca la areola y el pezón en la nueva posición.

El postoperatorio debe tratarse con cautela. Al principio es normal que existan cardenales y un poco de hinchazón, del mismo modo que se habrá perdida cierta sensibilidad en el pezón que tras un tiempo puede recurperarse o no.

Desde Nightbra queremos recalcar que ante cualquier operación es fundamental rodearse de auténticos profesionales. En este caso, el cirujano que vaya a realizar la mamoplastia de reducción será el que mejor pueda explicarte cómo serán las cicatrices, al operación y el postoperatorio. Nightbra, el sujetador antiarrugas sin aros, es una opción ideal a utilizar pasadas los primeros meses de la operación porque no presiona ninguna parte de la mama. ¡No dudes en consultarnos!

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *